Queso fresco, un alimento saludable y nutritivo para este otoño

Con la finalización del mes, es momento de fijar los objetivos de cara al nuevo curso. Y, cómo no, la dieta siempre es uno de esos objetivos que nunca pueden faltar en nuestra rutina diaria. No obstante, ser tan constantes como deberíamos no siempre es sencillo. Especialmente en una época como esta, en la que empezamos a añorar las vacaciones disfrutadas semanas atrás.

Saltarse la dieta no tiene que estar reñido con el consumo de alimentos nutritivos, saludables y repletos de sabor. Y en Quesos Pajarete lo sabemos bien. Por ello, una de nuestras recomendaciones es el consumo de queso fresco. Rico en nutrientes y sin grasas saturadas, colesterol ni sodio, se ha convertido en uno de los recursos más populares para hacer nuestra dieta mucho más llevadera.

Un alimento repleto de bienestar

Son muchos los beneficios que aportará el queso fresco a nuestra salud. Uno de los más importantes que nos encontramos ante uno de los alimentos más ricos en grasas saludables. Para funcionar de manera correcta, nuestro cuerpo necesita de grasas saludables para consumir. Y el queso fresco es rico en ellas, permitiendo nutrir a nuestro cuerpo con aquello que más falta le hace.

Además, al contenerlas en la proporción adecuada, es uno de los alimentos que mejor van a compatibilizar con nuestro día a día nuestra dieta.

Fuente de calcio

Una de las señas de identidad con las que se asocia al consumo de este tipo de queso es que es una inagotable fuente de calcio para nuestro organismo. El queso, como todos sabemos, es fundamental para el correcto desarrollo de nuestro sistema óseo. Sin embargo, en el caso del queso fresco, su consumo es todavía más recomendado gracias a los beneficios que proporciona a nuestro esqueleto. Permitiendo no solo que crezcan sanos y fuertes, en el caso de los niños, sino que se mantengan con la mejor salud posible, en el caso de los adultos.

En el caso de enfermedades avanzadas, el queso fresco es uno de los alimentos más recomendables para lidiar contra problemas relacionados con enfermedades como la osteoporosis, por ejemplo. Son muchas las personas que optan por su consumo en momentos claves del día, como durante el desayuno, por ejemplo.

Cuida de tu salud intestinal

Pese a que no todo el mundo lo conoce, el queso es un excelente alimento probiótico que cuida al máximo de nuestra salud intestinal. Es decir, contiene las bacterias necesarias que contribuyen a que nuestro sistema digestivo funcione de la manera correcta, ayudando a nuestra flora intestinal.

Mediante su consumo, nuestras digestiones serán mucho más llevaderas y no tendremos esa sensación de pesadez tan molesta que las caracteriza. Además, también ayuda a prevenir algunas de las enfermedades más comunes del sistema digestivo.

No lo pienses más y déjate seducir por nuestro queso fresco. ¡Su sabor será capaz de conquistar cualquier paladar! Consigue implementarlo en tu dieta diaria, y enseguida notarás el gran cambio que experimentará tu organismo.

Artículos relacionados