Servir el queso como un experto es posible, con Quesos Pajarete

Como amantes del queso, entendemos de la importancia de saber cómo servir el queso como auténticos expertos. Tanto si eres de los que les gusta disfrutar de todo su sabor en solitario como si eres un amante de compartir el queso con tu grupo de amigos o con tu familia, un queso bien servido siempre va a influir de manera positiva en el sabor final de tu pieza favorita.

 

La realidad es que no existe una verdad universal a la hora de servir todo tipo de quesos. Sino que la manera en cómo lo hagamos estará influida por el tipo de queso al que nos estamos enfrentando, así como a la textura y al sabor de los mismos. En cualquier caso, es de vital importancia conocer a la perfección el queso que tenemos ante nosotros, con el objetivo de acertar y satisfacer a los paladares más exigentes.

 

Servir el queso, una cuestión de pasión por el producto

Una de las principales recomendaciones que debemos llevar a cabo es recordar que hay que extraer el queso de la nevera desde 30 hasta 60 minutos antes de servirlo, con el objetivo de que adquiera la temperatura ambiente correcta y, por tanto, podamos degustar su sabor en su máximo exponente.

 

Una vez hemos logrado tener la planificación adecuada como para acordarnos de sacar a tiempo nuestros Quesos Pajarete favoritos, es turno de cortarlo. Sin embargo, este es precisamente uno de los pasos más importantes que debemos recorrer y que influirán de manera muy importante en el gusto final que desprenderá nuestra cuña. En este sentido, y antes de entrar a valorar el tipo de corte de acuerdo a la forma de nuestro queso, es de vital importante cortar el queso que pensamos que vamos a ser capaces de comer. De lo contrario, podríamos tener que desechar parte de nuestro queso.

 

Cortar el queso según el tipo al que pertenece

Como normal general, cada corte debe ir desde la parte de la corteza hasta el corazón. Esto se explica porque no todo el queso desprende el mismo sabor. Además, debes conocer que, en el caso de los Quesos Pajarete, todas las cortezas son comestibles, a excepción de los ahumados.

 

  • En el caso de los quesos redondos, éstos deben cortarse en cuñas, como si nos encontráramos ante un pastel. De esta manera, podremos degustar los diferentes sabores de cada una de las cuñas, de acuerdo a la zona del queso a la que pertenezcan.
  • Cuando se trate de los quesos alargados, deben partirse en lonchas individuales.
  • Los quesos de pasta blanda se tienen que servir en una proporción grande, para que cada comensal se sirva la cantidad deseada.
  • Los quesos curados se cortan en cuñas, con un grosos de 0 a 10 mm.
  • Por último, los quesos cremosos deben cortarse en lonchas pequeñas con un grosos que debe superarlos 5mm.

 

Como norma general, es recomendable utilizar un cuchillo diferente para cada tipo de queso, evitando al máximo mezclar el sabor de dos o más quesos. En Quesos Pajarete seguro que encuentras tu sabor preferido, ¿todavía te lo estás pensando?

Recent Posts